Aunque en ocasiones pueda parecer una profesión menor y carente de importancia para el funcionamiento del grueso de una sociedad, la labor del formador social y del psicopedagogo es de una responsabilidad enorme, ya que todo lo que se trabaje afectará directamente a la persona. El margen de error apenas está permitido, ya que las consecuencias pueden afectar al desarrollo vital del individuo.psico

Entre las funciones en las que debe moverse todo buen profesional de la psicopedagogía y la formación social que se precie, encontramos una serie de puntos y premisas de trabajo imprescindibles.

Cuando los niños, los adolescentes o los adultos padezcan ciertos problemas de aprendizaje, habrá que hacerles llegar los conocimientos de un modo llamativo y mediante unas vías cognitivas que les faciliten el proceso de aprender.

Detectar el problema por el que se produce ese fallo en el correcto aprendizaje es fundamental. A veces el error procede de cosas como la falta de motivación, los problemas en el núcleo familiar y en el entorno social, la inmadurez emocional e intelectual o los incordios de tipo psicológico. Pero una vez diagnosticado el problema, será posible actuar en un terreno más favorable y con un mayor porcentaje de acierto en cada una de las estrategias que se pongan encima de la mesa.

Y es que el tratamiento que se desarrolle para hacer frente a cada uno de los problemas en cerraduras deberá ser lo más adecuado posible, afrontándose así una tarea que requiere de precisión casi quirúrgica. Por ello, si el formador social o el psicopedagogo no está preparado para poder seguir avanzando en el tratamiento con el paciente porque haga falta adentrarse en un campo ajeno, lo mejor será derivar inmediatamente a la persona a profesionales especializados en otros campos, como la psiquiatría, la neurología o la psicología. Saber afrontar este paso con la suficiente falta de ego y con la flexibilidad profesional adecuada será un gran acierto.

Los niños, los adultos y los ancianos no dejan de aprender hasta la muerte; la realidad es que siempre hay cosas que descubrir mientras se está con mi vida y mientras se sigue formando parte del camino. Pero las condiciones en las que se produce el aprendizaje del individuo encierran una alta complejidad que en ocasiones ignoramos y que convendría tomar más en serio.

psicopedagogiaEs en este escenario que comentamos donde implanta todo su poder la psicopedagogía, que no es otra cosa que una disciplina aplicada que se afana por estudiar cómo la condición humana experimenta los procesos de aprendizaje en determinados contextos.

Diferentes campos de estudio conviven bajo el paraguas de la psicopedagogía. Por un lado, la parcela de la psicología se desarrolla en diferentes vertientes: evolutiva, del aprendizaje, cognitiva y general. También forman parte del entramado de la psicopedagogía otras disciplinas como la psicolingüística, la epistemología, la sociología, la pedagogía o la didáctica.

Así, no hay que menospreciar el papel de la psicopedagogía en la educación especial, en el trato con personas en riesgo de exclusión social, en la implementación de programas educativos, en el desarrollo de políticas educativas, en la confección de terapias educativas, en la potenciación de las capacidades de personas con problemas físicos o psíquicos.

La psicopedagogía y la formación social se desenvuelven en unas áreas de desarrollo amplias. Así, es importante prestar una especial atención a la diversidad del estudiantado o del objeto de trabajo, reconociendo que siempre existe una heterogeneidad que obligará a actuar con la lupa puesta en cada caso.

Incentivar la vocación del individuo, reforzar sus potencialidades y abrir nuevas vías de desarrollo personal son otras de las premisas, por lo que la orientación intelectual, académica y laboral debe ser mimada. En un contexto en el que el estudiante es el protagonista, realizar una tutoría idónea puede reportar numerosos beneficios y educar al joven en una escala de valores y de evolución vital.

La figura de la Promotora de Lenguaje Inclusivo ha de estar presente en todos nuestros ámbitos: personal, social, laboral y también en el doméstico. ¿Por qué es importante el empleo de un lenguaje inclusivo? ¿Cuáles son las técnicas de lenguaje inclusivo? ¿En qué ámbitos incide la Promotora de Lenguaje Inclusivo?
Todas estas cuestiones y muchas más serán resueltas en este curso de 80 horas de duración, en el que se desmontarán todos los preceptos heteropatriarcales que componen las formas de lenguaje y comunicación heterosexistas, trabajando en pro de un lenguaje y una comunicación igualitaria.
Un curso único en su enfoque, imprescindible para cualquier persona que desee una verdadera igualdad entre personas. Una capacitación trasversal para todas aquellas personas que posean estudios de cerrajero en Alicante con la promoción de igualdad de oportunidades entre personas o que deseen emprender este camino.

Para ver el artículo de AMECOpress sobre este curso publicado el día 25 de junio de 2013 buscalo y descubre algunos de los secretos desvelados por la formadora, Raquel Lucas, sobre los entresijos del curso.

¡¡Ser princesa es aburrido!! es el evento organizado desde la Asamblea Feminista de Cádiz en colaboración con empresas de desatrancos, colectivos y asociaciones gaditanas como alternativa al centro Princelandia, recientemente abierto en nuestra provincia en diversos puntos y hacia el que mostramos nuestro rechazo con esta propuesta coeducativa.

El centro Princelandia se define como un centro educacional para niñas, pero en realidad supone un enorme retroceso hacia modelos educaciones aún más violentos y sexistas, donde enseñan a las niñas partiendo de los estereotipos de la feminidad, reforzando los roles sexistas camuflados de color de rosa.

Nosotras proponemos una jornada para niñas y niños en la que se trabajará de forma coeducativa con juegos de música, cuentacuentos, globoflexia, globos de agua…El día 19 de julio a partir de las 19.00 horas os esperamos en Zona Franca (frente a Princelandia)